free site maker
Mobirise

Publicación semestral, ISSN en trámite

Abril 2021 • Volumen 2 • Número de revista 1

Convocatoria 2021

Revista de Tecnología e Innovación en Educación Superior

 



Editorial

Se mide la inteligencia de un individuo por la cantidad de incertidumbres que es capaz de soportar
Immanuel Kant

La pandemia derivada consecuencia del virus SARS-CoV2 que ha mantenido a la mayoría de los sectores productivos del país y el mundo a un ritmo de trabajo distinto al acostumbrado, nos ha enseñado múltiples lecciones de cómo la tecnología usada con ingenio y visión puede incidir profundamente en la continuidad de operaciones de organismos tan completos como las instituciones de educación superior, instancias que sin lugar a duda tienen procesos muy bien definidos, a la vez que basados en tecnologías o recursos denominados “tradicionales”, como lo son la documentación impresa, la mensajería, los archivos físicos, entre otros.

Este último año representó la entrada en escena de nuevas y no tan recientes tecnologías, pero sí de innovadoras formas de usarlas en beneficio de las comunidades de profesores y estudiantes que ya tienen como actividad normal hoy en día el conectarse a una sesión remota, interactuar por medio de cámaras y micrófonos incorporados en sus computadoras, tomar notas directamente en el equipo o grabar las sesiones con las respuestas que les dan sus profesores, intercambiar por mensajería instantánea los detalles de una tarea con sus demás compañeros o presentar exámenes dentro de plataformas educativas. Todo ello acciones que veríamos tradicionales en los modelos educativos a distancia o semi presenciales, pero que difícilmente imaginábamos como la norma para cualquier nivel académico, desde la educación básica hasta el posgrado.

Todo lo anterior depende de que la infraestructura central que poseen tanto las instancias educativas como empresas que les proveen de servicios en la denominada “Nube pública” esté activa, disponible y en óptimas condiciones de operación. Es por lo que en este número de la revista TIES nuestros autores hacen especial énfasis en las características operativas de esos servicios. Nos explican cómo se han diseñado soluciones para el respaldo de la información en Centros de Datos, acciones que son indispensables para garantizar la continuidad y facilitar a profesores y alumnos el disponer de su información de forma inmediata, previniendo cualquier suceso que pudiera afectar la consistencia e integridad de los datos de las comunidades académicas. De igual forma, otro de los autores de este ejemplar nos explica la tendencia tecnológica de la computación sin servidor, un concepto que ha transformado la visión tradicional sobre el hardware y el software.

También podremos conocer en esta edición algunas de las principales recomendaciones para el monitoreo de la infraestructura, tanto de los Centros de Datos como de los equipos que componen laboratorios, aulas y centros de acceso que facilitan el uso de tecnologías de información a estudiantes que no poseen equipos de cómputo en sus domicilios. El tener información a tiempo del estado operativo de sistemas y componentes principales o periféricos resulta, hoy más que nunca, de trascendental importancia para garantizar la continuidad de las instituciones, al haberse volcado casi al 100% todas sus actividades al modelo en línea.

Precisamente sobre la relevancia de las Tecnologías de la Información y Comunicación durante la fase más crítica de la pandemia, dos de nuestros autores en este número nos llevan por un recorrido de los elementos más significativos, haciendo una reflexión del impacto que tendrá esta innegable transformación digital en el futuro inmediato de la educación y la investigación. Sin menos importancia, en otra de las contribuciones podremos identificar el enorme impacto que tiene la seguridad física de toda la infraestructura informática que requieren las IES para cumplir con sus objetivos institucionales.

Todo lo anterior nos debe llevar a reflexionar sobre el papel que actualmente tienen estas tecnologías en nuestros métodos, procesos, objetivos, acciones y planes de desarrollo en el corto, mediano y largo plazo. Si consideramos otras tecnologías emergentes, como la Inteligencia Artificial, el Aprendizaje Profundo, los Escritorios y Laboratorios Virtuales, nos daremos cuenta de que estamos en el dintel de una nueva etapa revolucionaria de la educación en todos sus niveles, pero especialmente en el superior. Debemos prepararnos de manera multidisciplinaria para afrontar el reto de nuevas generaciones que verán en el trabajo a distancia, en los asistentes educativos personales y en la ubicuidad del cómputo solo algunas de las múltiples herramientas para su formación profesional. Es menester de los especialistas en tecnología de información divulgar estos avances y, más aún, explicarlos de manera accesible para toda la planta docente, de tal forma que su incorporación en los procesos educativos sea lo más benéfica y rápida posible.